¿Puedo tomar café si estoy embarazada?

¿Puedo tomar café si estoy embarazada?

¿Puedo tomar café si estoy embarazada?

Deja tus miedos porque se puede pero siguiendo algunas reglas

 

El café es la segunda bebida más popular del mundo, solo por detrás del agua. La clave está en la cafeína. Si estás embarazada, has de moderar su consumo. Esto incluye al café, los refrescos, bebidas deportivas e incluso en menor medida algunas infusiones o el chocolate. Se han hecho muchas investigaciones sobre el tema y suelen coincidir en que no es necesario prohibir el consumo de café durante el embarazo, pero sí reducir la cantidad.

 

Algunos de los efectos del embarazo son la somnolencia y la fatiga, sobre todo si no se alcanza a dormir bien por las noches cuando se está ya en avanzado estado de gestación. Todo sobre el café y las diferentes limitaciones que hay que tener en cuenta, están entre las principales preocupaciones de las embarazadas.

 

Si tu caso es que eres adicta y necesitas tomar café en el embarazo, recurre a la opción del café descafeinado. Es incluso saludable, puesto que tiene propiedades antiinflamatorias y antimicrobianas, entre otras.

 

Se aconseja incluso la transición al café descafeinado ya desde que se está buscando el embarazo. Pero sin olvidar que igualmente se debe consumir con moderación durante la gestación del bebé, porque aunque tiene muy poca cafeína, sí que tiene cierta proporción. Como siempre, la moderación es la clave.

 

Una taza al día para mimarse

Una sola taza, no es aconsejable tomar más si se consume a diario porque hasta ahora todos los estudios han evidenciado que aumenta el riesgo de sufrir un aborto natural, porque atraviesa la placenta y llega hasta el feto que no tiene la capacidad de eliminarlo al tener un sistema de metabolismo aún muy inmaduro, y esto podría aumentar su frecuencia cardíaca.

 

Por tanto, no significa que tengamos que quitarnos ese placer durante el tiempo de embarazo, pero sí dosificarlo a lo equivalente a una taza de café diaria. Si la necesitas en tu despertar, no debes preocuparte.

 

Pequeños detalles a tener en cuenta

Trucos como añadirle más cantidad de leche o probar con la tila suelen ser suficientes para la mayoría de las mujeres embarazadas y durante la lactancia. También se puede consultar sobre los niveles de cafeína. El café arábigo por ejemplo presenta menores proporciones que el de Colombia. El café instantáneo también es menos intenso en niveles de cafeína que el de cafetera.

 

Efectos para la mamá también

No solamente puede crear trastornos en el feto sino que el consumo de dosis de café mayores de las recomendadas puede causar en la mujer embarazada molestias digestivas, porque si ya de por sí las embarazadas sufren problemas de acidez, el café no hace sino potenciar este efecto. El cuerpo de una mujer embarazada tarda tres veces más que el de otras personas en eliminar la cafeína.

 

¿Qué puedo tomar entonces?

Se puede tomar café, así como té y refrescos. Sólo hay que tener en cuenta que no sobrepase cierta cantidad, como dos tazas de café soluble o una de café normal y máximo tres tazas de té o tres refrescos.

 

En el primer trimestre del embarazo se notan menos los efectos del consumo en exceso de cafeína. No es que se pueda tomar sin límite pero es menos arriesgado. Pero las precauciones, como con todas las del embarazo, aumentan en proporción conforme avanza el estado de gestación, debiéndose tener mayores precauciones en el tercer trimestre.

 

No obstante, cualquier duda al respecto has de comentarla con tu ginecólogo que es quien te dará los mejores consejos para que todo vaya bien durante el embarazo.

Deja un Comentario